Adquisicion de la nacionalidad española

Ciudadanía española para mexicanos

La nacionalidad española está regulada en el Código Civil español y en el Real Decreto 1004/2015, de 6 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento del procedimiento para la adquisición de la nacionalidad española por residencia.

La solicitud puede presentarse en cualquier momento. Si el solicitante vive en España la solicitud se puede presentar por internet, pero si vive en el extranjero la solicitud debe presentarse en el consulado español.

El último paso de la nacionalidad española, tras la aprobación de la solicitud, es la JURA de la Constitución y la Monarquía españolas. Entonces, después de un par de meses podrás recoger tu certificado de nacimiento español y proceder a la expedición de tu pasaporte y DNI españoles.

Según la Ley 1004/2015, aprobada el 7 de noviembre de 2015, el solicitante de la Ciudadanía Española por Residencia debe superar el examen DELE A2 ‘s (examen de lengua) y CCSE (prueba cultural). Ambos exámenes son organizados por el Instituto Cervantes. Hay algunos casos en los que los solicitantes no necesitan pasar estos exámenes. Consulte con nuestros abogados expertos en Madrid o Barcelona para obtener más información.

Ley de nacionalidad cubana

El derecho de la nacionalidad española se refiere a todas las leyes de España relativas a la nacionalidad. El artículo 11 del Título Primero de la Constitución Española se refiere a la nacionalidad española y establece que una ley propia regulará su adquisición y pérdida[1] Esta ley propia es el Código Civil español. La nacionalidad española se adquiere, en general, por el principio de ius sanguinis (ascendencia), con una disposición adicional limitada para su adquisición por ius soli (lugar de nacimiento).

Lee más  Ley rhodes

Tradicionalmente, las consideraciones sobre la nacionalidad española habían sido reguladas (sucesivamente) por artículos constitucionales: el artículo 5º de la Constitución de Cádiz de 1812, el artículo 1º de la Constitución de 1837, el artículo 1º de la Constitución de 1845, el artículo 2º de la Constitución no promulgada de 1856, el artículo 1º de la Constitución de 1869 y el artículo 1º de la Constitución de 1876[2].

El texto original del Código Civil de 1889 fue modificado parcial o totalmente por los artículos 23º y 24º de la Constitución de 1931 (que abrió una vía para explorar acuerdos de doble nacionalidad con países iberoamericanos), y las leyes de 1954, 1975, 1982, 1990 y 2002[4].

Ley de nacionalidad española

¿Obtener una nacionalidad significa perder otra? Pocas dudas son más comunes que ésta, y lo sabemos por experiencia. En la jura de la Constitución, un trámite clave para adquirir la nacionalidad española, muchos solicitantes se enfrentan a esta pregunta: ¿están a punto de perder su nacionalidad de origen?

Lo cierto es que la respuesta es mucho más compleja que un simple sí o no. Si generalizamos, podríamos decir que sí, que la normativa vigente en España exige, como requisito para adquirir la nacionalidad española, la renuncia a la nacionalidad del país extranjero. Pero la realidad no es tan clara. Además, existen casos especiales: los convenios de doble nacionalidad que España tiene con otros países y que permiten a los solicitantes no renunciar a ninguna de las dos nacionalidades.

Como ya se ha explicado, la ley española exige la renuncia a la nacionalidad extranjera en el momento de la adquisición de la nacionalidad española (cuando no hay convenios de doble nacionalidad). Pero esto es una mera formalidad.

Lee más  Ley 33 1986

La nacionalidad española por matrimonio

El Congreso de los Diputados aprobó en 2015 el Proyecto de Ley que concede la nacionalidad española a los descendientes de judíos sefardíes expulsados de España en el siglo XV. La norma elimina la necesidad de residir en España y no exige la renuncia a la nacionalidad anterior.

3 – Carta de naturalización: Los judíos sefardíes, independientemente de su nacionalidad, pueden solicitar la nacionalidad española por esta vía sin tener que cumplir los requisitos de residencia. La concesión de la nacionalidad por carta de naturaleza es una facultad discrecional del Consejo de Ministros, que se tramita cuando concurren circunstancias excepcionales. Corresponde al Consejo de Ministros, por tanto, determinar si, en relación con cada solicitud concreta, concurren dichas circunstancias excepcionales y, por tanto, decidir discrecionalmente sobre su concesión.