Ley de violencia de genero presuncion de inocencia

Bill Burr cree que las mujeres están sobrevaloradas | CONAN en TBS

Australia es parte de siete tratados internacionales fundamentales de derechos humanos. La presunción de inocencia está recogida en el artículo 14(2) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP).

El Comité de Derechos Humanos de la ONU ha declarado que la presunción de inocencia impone a la acusación la carga de probar la acusación y garantiza que no se puede presumir la culpabilidad hasta que la acusación se haya probado más allá de toda duda razonable.

Por último, el Comité ha afirmado que, normalmente, los acusados no deben llevar grilletes ni ser confinados en un recinto durante los juicios, ni ser presentados de otro modo ante el tribunal de una manera que indique que pueden ser delincuentes peligrosos.

El artículo 141 de la Ley de Pruebas de 1995 establece que, en un proceso penal, el tribunal no considerará probados los argumentos de la acusación a menos que esté convencido de que se han probado más allá de toda duda razonable. Por el contrario, el artículo 141 establece que el caso del acusado queda probado según el equilibrio de probabilidades.

Los Clips del Demandado

En principio, si no internacionalmente, la presunción de inocencia es reconocida como uno de los conceptos fundamentales del sistema de justicia. Su prominencia como fundamento de un juicio justo en todas las convenciones mundiales y nacionales sobre derechos humanos fundamentales así lo demuestra. A pesar de esta evidente solidez, está claro que, tanto en la práctica como en el procedimiento, la presunción de inocencia está en peligro. El artículo 2 de la Declaración Universal de Derechos Humanos codifica la presunción de inocencia como una premisa básica de la adjudicación judicial. Sin embargo, la aplicación de este concepto puede ser, en realidad, irregular o, en determinadas circunstancias, significativamente ausente. Por ejemplo, los diversos actores que participan en los procesos penales son frecuentemente vulnerables a las filtraciones de detalles clasificados relativos a las investigaciones en curso que afectan a la aplicación de la presunción de inocencia y a la continuación de las investigaciones, a veces incluso antes de que la defensa obtenga esta información. En el caso de Sushant Singh Rajput, el Tribunal Superior de Bombay dictaminó que una persona sospechosa de un delito penal no puede ser deshumanizada, difamada, ridiculizada o desprestigiada por los medios de comunicación mientras el asunto sigue siendo investigado. En otras palabras, entrometerse en la “administración de justicia” es obstruir la justicia y esto puede tener lugar incluso si la situación simplemente está siendo investigada por las autoridades.

Lee más  Reanudar paro anterior o solicitar nuevo

Perspectivas francesas sobre el asunto DSK con Irene Thery

Nuestras leyes se basan en el Common Law y en la igualdad de derechos. Uno de los principios más importantes y conocidos es que se cree que una persona es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad. Este principio se llama Presunción de Inocencia. En otras palabras, el acusado tiene derecho a beneficiarse de la duda razonable con respecto a su delito. Este principio se observa en los países en los que prevalece el sistema de ejecución. En varios países europeos no se sigue el principio inquisitorial o el principio basado en la investigación. Sin embargo, al contrario que en la legislación india, en varios países se considera que el acusado es un delincuente hasta que se demuestre su inocencia. Como la India tiene un sistema de ejecución, la ley ha aceptado estos dos principios.

En el caso de Shivaji Saheb Rao Bobade, el Tribunal Supremo advirtió que aunque esta doctrina es muy útil, esta regla de oro tiene que ser utilizada con precaución y no puede ser utilizada en cualquier tipo de duda. Al acusado sólo se le debe conceder el beneficio razonable de la duda. Por lo tanto, si el principio de “aunque mil personas puedan ser absueltas, un inocente no debe ser castigado” se aplica en todos los casos y se confía en él indiscriminadamente, puede causar un efecto adverso en la administración de justicia y la sociedad puede perder la fe en ella. Además, no es deseable absolver o condenar a los acusados erróneamente. Incluso si el acusado fuera castigado erróneamente, esto también crearía un efecto adverso en la sociedad. Si el acusado es castigado sin pruebas adecuadas contra él, también crearía una mala impresión en la sociedad y podría tener graves consecuencias para su familia, tanto económica como socialmente.

Lee más  Tribunales superiores de justicia

#

En las décadas de 1990 y 2000, la presión de los movimientos feministas y sus aliados consiguió que decenas de estados reformaran sus leyes para prevenir y castigar la violencia contra las mujeres (VCM). Sin embargo, incluso en los estados con una legislación progresista, las activistas se enfrentan a retos para inducir a los ciudadanos a cumplir la ley, obligar a las autoridades estatales a hacerla cumplir y garantizar la asignación adecuada de recursos para los servicios de apoyo social. En este ensayo, hacemos un balance de los avances legislativos relacionados con la violencia contra la mujer en todo el mundo, centrándonos en la variación de los enfoques hacia la violencia de pareja y el acoso sexual. Analizamos los esfuerzos para alinear el comportamiento con la legislación progresista, y terminamos con un debate sobre el equilibrio que los activistas deben alcanzar entre la lucha agresiva contra la VCM con las dimensiones de apoyo carcelario y social del poder del Estado, al tiempo que se ejerce cierta moderación para evitar los efectos potencialmente contraproducentes de la acción estatal.

Mala Htun es profesora de Ciencias Políticas, subdirectora y coinvestigadora principal de ADVANCE en la UNM, y asesora especial para la inclusión y el clima en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Nuevo México. Es autora de The Logics of Gender Justice: State Action on Women’s Rights around the World (con S. Laurel Weldon, 2018), Inclusion without Representation: Cuotas de género y reservas étnicas en América Latina (2016), y Sexo y Estado: Aborto, divorcio y familia en las dictaduras y democracias latinoamericanas (2003).