Ley violencia genero boe

2

De conformidad con las disposiciones de N.J.S.A. 34:11C-1 y siguientes, un empleado que haya sido víctima de un incidente de violencia doméstica, tal como se define en el artículo 3 de P.L.1991, c.261 (C.2C:25-19), o de un delito de violencia sexual, tal como se define en el artículo 3 de P.L.1998, c.71 (C.30 :4-27.26), o cuyo hijo, padre, cónyuge, pareja de hecho o pareja de la unión civil haya sido víctima, tendrá derecho a un permiso no retribuido de no más de veinte días en un período de doce meses, que se utilizará en el período de doce meses siguiente a cualquier incidente de violencia doméstica o cualquier delito de violencia sexual, tal como se establece en N.J.S.A. 34:11C-1 y siguientes.

Para los fines de N.J.S.A. 34:11C-1 et seq. y esta Política, un “empleado” significa una persona que está empleada durante al menos doce meses por la Junta de Educación, con respecto a la cual se buscan beneficios bajo N.J.S.A. 34:11C-1 et seq. – “NJ SAFE Act” por no menos de 1.000 horas durante el período de doce meses inmediatamente anterior. A los efectos de N.J.S.A. 34:11C-3 y de esta Política, cada incidente de violencia doméstica o cualquier ofensa sexualmente violenta constituirá una ofensa separada por la que el empleado tiene derecho a un permiso no remunerado, siempre que no haya agotado los veinte días asignados para el período de doce meses. El permiso no remunerado podrá tomarse de forma intermitente en intervalos no inferiores a un día, según sea necesario para realizar cualquiera de las siguientes actividades relacionadas con el incidente de violencia doméstica o un delito de violencia sexual:

Lee más  Formas de obtener la nacionalidad española

Frontera y gobierno: Migración global, capitalismo y racismo

“Creo que se encendió una gran luz en mi cabeza para decir: “¿Y si el mundo que voy a dejar no va a ser tan puro como me imagino?”. Me pregunto: “¿En qué tipo de mundo quiero dejar a mi hija?””, dice.

Mientras los países aplicaban medidas de bloqueo para detener la propagación del coronavirus, la violencia contra las mujeres, especialmente la doméstica, se intensificó: en algunos países, las llamadas a las líneas de ayuda se quintuplicaron.

En otros, las denuncias formales de violencia doméstica han disminuido, ya que a las supervivientes les resulta más difícil buscar ayuda y acceder al apoyo a través de los canales habituales. El cierre de escuelas y las tensiones económicas dejaron a las mujeres y las niñas más pobres, sin escuela y sin trabajo, y más vulnerables a la explotación, el abuso, el matrimonio forzado y el acoso.

“Nos estamos asegurando de que exista y funcione una línea telefónica de ayuda a la que puedan llamar las personas que sufren violencia de género, y también estamos proporcionando información relevante a través de diversas plataformas para que la gente pueda acceder a toda la información que necesite sobre la violencia de género”, afirma Manthabeleng Mabetha, director del UNFPA en Lesoto.

La conductora de “Up & Vanished” analiza el caso del asesinato de la reina de belleza

En 2013, Bolivia promulgó la Ley 348 1, titulada “Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida sin Violencia”, con el fin de hacer frente a los altos niveles de violencia física y sexual contra las mujeres, y a los niveles inaceptablemente altos de feminicidio (definido básicamente como una mujer asesinada por alguien que conoce).

Lee más  Como hacer un contrato de compraventa sin garantia

La ley creó una fuerza policial especial, la FELCV (Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia), que atendió 57.773 casos de violencia contra las mujeres y 68 feminicidios durante sus primeros 20 meses de funcionamiento (1). Esto corresponde a un feminicidio cada 9 días en Bolivia. Durante los 5 meses de enero a mayo de 2016, la FELCV atendió 13.724 casos de violencia doméstica y 21 feminicidios (2), lo que corresponde a aproximadamente un feminicidio por semana en Bolivia.

La ley es muy dura con los agresores. Un feminicidio te llevará a 30 años de prisión sin posibilidad de libertad condicional. En comparación, según el Código Penal, un homicidio sólo conlleva penas de 5 a 20 años de prisión, o si la víctima es un niño, hasta 25 años. Maltratar físicamente a su mujer puede acarrear penas de 2 a 4 años si no hay daños permanentes, pero de 5 a 12 años si los daños (psicológicos o físicos) le impiden trabajar durante más de 90 días. Violar sexualmente a una mujer, que está tan borracha que es incapaz de resistirse, conlleva una pena de prisión de 15 a 20 años (añadir 5 años más si se queda embarazada debido a la violación) (3). Esto significa que un hombre podría cumplir más tiempo en prisión por violar a una mujer borracha durante 5 minutos que por matar a 4 hombres.

Una película de Vinaye Goodary sobre la violencia doméstica – Mauricio

El Departamento del Sheriff del Condado de Orange hace hincapié en la aplicación de las leyes diseñadas para proteger a las víctimas de la violencia doméstica, y para comunicar la actitud de la comunidad de que el comportamiento violento en el hogar es un comportamiento criminal y no será tolerado.

Lee más  Si se rompe la lavadora en un piso de alquiler

Para obtener información sobre los servicios en la comunidad, puede ponerse en contacto con la línea directa de violencia doméstica en el (714) 992-1931 (24 horas) que proporcionará consejeros y referencias a los refugios y otros servicios especializados para ayudarle. Para más información sobre la violencia doméstica, haga clic aquí.

La víctima de la violencia doméstica debe presentar una denuncia penal ante la agencia policial que tenga jurisdicción sobre el incidente. El organismo policial local investigará cualquier conducta delictiva y presentará los cargos correspondientes ante la Fiscalía para su enjuiciamiento penal.

Puede presentar una demanda por las pérdidas sufridas como consecuencia del maltrato, incluidos los gastos médicos, el lucro cesante y otros gastos por las lesiones sufridas y los daños a su propiedad, así como otros gastos relacionados en los que haya incurrido usted o su organismo de acogida.