Leyes forales

Vasconia

Uno. Los derechos originarios e históricos de la Comunidad Foral de Navarra serán respetados y protegidos por los poderes públicos al amparo de la Ley de veinticinco de octubre de mil ochocientos treinta y nueve, de la Ley de dieciséis de agosto de mil ochocientos cuarenta y uno y disposiciones complementarias, de esta Ley Orgánica y de la Constitución, de acuerdo con lo dispuesto en el apartado primero de su disposición primera.

El territorio de la Comunidad Foral de Navarra está integrado por los municipios incluidos en sus Merindades históricas de Pamplona Estella, Tudela, Sanguesa y Olise, en el momento de promulgación de esta Ley.

Uno. A los efectos de esta Ley Orgánica, tendrán la condición política de navarros las autoridades españolas que, de acuerdo con las leyes generales del Estado, tengan la vecindad administrativa en cualquiera de los municipios de Navarra.

Dos. Los españoles residentes en el extranjero, que hayan tenido su última vecindad administrativa en Navarra, tendrán los mismos derechos políticos que los navarros. También gozarán de estos derechos sus descendientes inscritos como españoles que lo soliciten en la forma que determine la ley del Estado.

Lengua vasca

El Título I del Libro IV (De las obligaciones, Arts 1088-1253) comienza con los principios generales. Las obligaciones consisten en un deber de dar, de actuar o de no actuar y pueden resultar de la ley, de los contratos o cuasicontratos, o del delito. Entre las partes, los contratos tienen efecto de ley (ley del contrato). El derecho español reconoce un concepto uniforme de incumplimiento (incluido el cumplimiento defectuoso) que da lugar a la responsabilidad por daños y perjuicios. No se puede excluir la responsabilidad basada en acciones intencionadas; sin embargo, la responsabilidad basada en la negligencia puede ser moderada por el tribunal. Por último, el Título I trata de los diferentes tipos de obligaciones y formas de terminación.

Lee más  Gastos compra vivienda cataluña

Los materiales publicados aquí están sujetos a los derechos exclusivos de uso que tienen el Instituto Max Planck de Derecho Privado Comparado e Internacional y la editorial Oxford University Press; sólo pueden utilizarse con fines no comerciales. Los usuarios pueden descargar, imprimir y hacer copias de los archivos de texto que se ponen a disposición del público. Además, los usuarios pueden traducir extractos de las entradas y citarlos en el contexto de un trabajo académico, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

Foral portugal

El autor agradece a la profesora Ana Mercedes López Rodríguez, Directora del Departamento de Derecho y Profesora Titular de Derecho Privado de la Universidad Loyola Andalucía, sus útiles sugerencias.

La Guerra de la Independencia suscitó un nuevo sentimiento de nacionalismo español e impulsó un esfuerzo por acabar con la monarquía absoluta del país. En 1810, las Cortes se reunieron en la ciudad de Cádiz para abordar la situación política del país y redactar la primera Constitución de España (la “Constitución de Cádiz”). Entre otras estipulaciones, la Constitución de Cádiz (aprobada el 19 de marzo de 1812) exigía la codificación del derecho privado español[3] Sin embargo, la larga tradición de derecho foral del país dificultó los intentos de crear un código civil unificado; hasta 1889 no entró en vigor el primer código civil español[4]. [Este código, muy influenciado por el Código Napoleón de Francia, “sistematizó el derecho civil español preservando el uso de las leyes forales”[5] Aunque fue modificado y reformado a lo largo de los años, el código civil de 1889 sigue vigente.

Hegoalde

La Ley Orgánica 1/2010, de 19 de febrero, de modificación de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional y de la Ley Orgánica del Poder Judicial creó este proceso constitucional que tiene por objeto abordar los conflictos en defensa de la autonomía foral de los Territorios Históricos de la Comunidad Autónoma del País Vasco contra normas estatales con fuerza de ley

Lee más  Caducan los antecedentes penales

Se tramitan y resuelven conforme a las normas procesales establecidas en la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional para los conflictos positivos de competencia promovidos por una Comunidad Autónoma contra el Estado u otra Comunidad Autónoma.